Tupamaro alcanzó un escaño en las parlamentarias y va camino de consolidarse en el Delta

Con 14 diputados en el ámbito nacional, 1 de ellos en el Delta, Tupamaro se convierte en una organización política de peso en el país.

A 8 años de su fundación en el estado, en el 2012 en el municipio Casacoima, en apenas tres participaciones electorales, en los dos últimos procesos ocupó un tercer y un segundo lugar en votos por detrás del Psuv.

El pasado domingo 6D, obtuvieron 896 sufragios, lo que la ubica como la segunda fuerza en el marco de la alianza perfecta promovida por el chavismo.

Para Rene Díaz, secretario de organización, es razonable que suceda, “hacemos política desde las bases, fundamentados en los colectivos urbanos y campesinos, con énfasis en estos últimos, tomando decisiones producto del consenso, en el marco del respeto a todas las opiniones, sin vulnerar la voluntad del pueblo”.

No todo ha sido color de rosa, hubo momentos en los que llegaron a tener más de 2.000 seguidores para luego caer en picada. Al respecto, Tony Lárez, uno de los fundadores de la organización en Casacoima y diputado recién electo, nos explica, “nos hemos caído varias veces y nos levantamos de nuevo, lo importante es que seguimos creciendo”.

En opinión de Tony, ese 1,86% de los votos deltanos que lo condujo al parlamento, es apenas el inicio de un movimiento que los encaminará a la conquista del poder, “trabajamos con el campesinado, le hablamos en su propio lenguaje, se sienten identificados con nosotros; también somos campesinos, compartimos sus alegrías y padecemos sus problemas, y serán sus propuestas las que llevaremos al parlamento para que se genere un cambio definitivo en el sector”.

“Nuestra forma de hacer política es diferente, luego de cada campaña, aun habiendo perdido regresamos a las comunidades a dar las gracias por el apoyo brindado. Nos dirigimos a los sectores populares, a los héroes anónimos que en el marco de las crisis garantizan la alimentación en nuestro país, Tupamaro es una organización auténtica”, expresó Tony.

El próximo año se enfrentarán a un nuevo reto electoral, aunque no lo digan y guarden celosamente su estrategia, irán a la mesa de negociaciones con un nuevo hándicap, el 5% de las diputaciones obtenidas en la nueva AN, les da el derecho de exigir y así lo harán, con el campesinado en el corazón y el poder en la mente.

 

 

Compartir contenido