Foto: Hidrodelta.

Persisten las denuncias a propósito de la mala calidad del servicio de agua que arriba a los hogares de Tucupita, a pesar de que los encargados de la Hidrológica del Delta han informado que este problema se solucionaría una vez instalados unos nuevos equipos.

En los últimos 12 meses se han registrado cinco denuncias sobre el arribo de agua turbia a diferentes comunidades de la capital deltana, entre ellas está Deltaven, San Rafael, calle Petión y la Av. Arismendi.

A principios de junio del 2020 varios usuarios reportaron estar recibiendo agua no tratada a través de las tuberías y, tras varias semanas de denuncias, el 29 de ese mismo mes,  Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, admitió tal problemática.

Para ese entonces, Hernández informó que el agua estaba arribando turbia por problemas con los filtros en la planta II. Estas piezas estarían siendo adquiridas en Falcón, pero las medidas antiCovid-19 en otras entidades, retrasaron el arribo.

Luego de dos semanas, el 16 de julio del 2020, se pronunció Rafael Pacheco, actual presidente de Hidrodelta, quien explicó que las aguas turbias se debían a las fallas que presentaba el proceso de potabilización.

“Cada paralización de planta se debe a varios factores, entre ellos, los sistemas mecánicos y eléctrico, pero también se debe  tomar en cuenta las fallas humanas. Cuando se detiene el proceso de potabilización por cualquiera de las fallas mencionadas, todo debe comenzar de nuevo, lo que causa una demora en los procesos de sedimentación, floculación y distribución. Todo este tratamiento dura alrededor de cuatro horas.  Esta falla se suma a la sedimentación en las tuberías, causadas por una traba previamente ocurrida”, explicó Pacheco.

El presidente de Hidrodelta señaló que, aunque el agua llegara turbia, esta estaría tratada con los químicos necesarios. Al mismo tiempo informó que para el viernes 17 de julio, arribaría al Delta más insumos para potabilizar, sin embargo, hasta el 18 de noviembre del 2020, esa problemática continúa.

El lunes 16 de noviembre, un vecino de Deltaven denunció que esa comunidad tiene más de un mes recibiendo agua “sucia”, mientras  que el martes 17.11.2020, un ciudadano que vive en San Rafael, dijo que tiene que esperar que la turbidez del agua se asiente para poder consumirla.

 

Loading...
Compartir