Un cuarto de siglo después el Dr. Abraham Gómez quiere doctorarse en política

Ni siquiera el Ph.D en Ciencias Sociales de la UCV de 1996, 25 años atrás, ni la rectoría fundacional del IutDelta, que implicó desaprender para aprender y reinventarse para innovar sobre la marcha, le resultaron tan difíciles. Retos de gran magnitud, al alcance de muy pocos, en nada se le parecen. A este flamante Doctor, le lleva, no un cuarto de siglo delante, más bien una cuarta la política deltana, a la que no logra seguirle el paso.

Los hijos de Chávez, tanto de acá como de allá le tienen el piso revuelto. A este hombre de la IV, demócrata de convicción, dos retoños del difunto, una hembra y un varón para ser más precisos, una al frente del chavismo y otro, ay ese otro, pretendiendo abanderar la oposición, lo cargan envuelto en un trafago de desatinos.

Para colmo y remate, un tercer sector que dice ser el más rancio opositor, anda envuelto también en los enredos de otro hijo de Chávez, un tal Maduro.

Tendrá que hacer uso de todo su bagaje intelectual el especialista en hermenéutica y asuntos limítrofes, irse a los abrevaderos de la cognosis, auscultar en los intersticios del alma para encontrarle sentido y razón a esta antipolítica de arenas movedizas, donde una organización con votos pírricos y un cumulo de gentes desordenadas, desorbitadas y desunidas, con un enorme caudal de posibilidades por delante, le traen el río revuelto al gentilicio venezolano.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta