Un deportista equilibrado, por José Cedeño

Prof. José Cedeño

La formación y el mantenimiento de un buen deportista se debe hacer en el marco de lo humanamente posible, para que sus condiciones sean las mejores al momento de presentarse en las distintas competencias. No solo desde el punto de vista físico, sino también desde lo emocional, una situación que debe estar supervisada por los expertos de su equipo de trabajo, quienes deben estar atentos, prestos, y siempre a la disposición de accionar el favor de ese ser humano, que con sus actuaciones convoca a que cada día se sienta admirado por una cantidad importante de personas.

Un deportista según la Real Academia Española, es una “persona que practica algún deporte, por afición o profesionalmente.” Es una forma genérica de definir quienes hacen, realizan o están inmersos en la actividad deportiva. No define el sexo, por lo cual están incluidas todas personas, y por supuesto todas son naturales. Dicha definición puede ser la base de lo que en el futuro es posible definirlo por otros investigadores. También la academia de la lengua, expresa la definición de: “Persona aficionada a los deportes o entendida en ellos.” En ese sentido es posible incluir a los deportistas pasivos, árbitros, entrenadores, además de quienes disfrutan del espectáculo que se realiza por los deportistas activos y su equipo de trabajo.

La persona practicante de alguna actividad deportiva, durante las distintas etapas, necesita mantenerse como un deportista equilibrado, y para ello es necesario que maneje varias herramientas, que las mismas le permita aprovechar todos los momentos de los entrenamientos y disfrutarlos, así como también disfrutar de la competencia de manera plena. Un deportista con equilibrio pleno tiene la posibilidad de superar lesiones, así como situaciones producto de entrenamientos dirigidos por quienes no se han dado la posibilidad de actuar como excelentes gerentes en la formación de equipos, y de individuos.

Queridas lectoras, queridos lectores, hago la salvedad que cuando por estos espacios se anuncia lo de deportista es lo relativo a mujeres y hombres inmersos en la actividad del deporte. Es de hacer saber que,  todos quienes emergen en el ámbito de los deportes deben tener una preparación, que les permita realizar las mejores de las sincronizaciones a fin de conquistar lo que se ha proyectado, pero sobremanera hacer de la disciplina una disciplina para dar respuesta a cada objetivo propuesto. Cuidar de la preparación física, así como de la emocional; por si llegan los traumas los mismos puedan ser superados de la mejor manera y los avances propuesto no se detengan más allá de hacer la posibilidad de corregir y seguir en buena medida.

Amigos lectores, gracias por leer la columna y estamos en contacto para la próxima ocasión con el favor de Dios. @joseceden.

 

Compartir contenido