Un día en la vida de Juan

Juan Rodríguez, un padre de familia que por ahora vive en el sector Los Cedros de Tucupita, percibe un suelo mínimo de 1.200.000,00 Bs mensualmente como obrero de la alcaldía del municipio Antonio Díaz, lamenta ser dependiente- sin remedio- de los bonos del carnet de la patria. Tiene una carga familiar de 6 personas, lo que dificulta más su día a día en la crisis.

Su ingreso monetario no le alcanza. Tiene 49 años de edad, y aunque quiere trabajar, las vacantes de Tucupita no van con su condición física. Los puestos disponibles son en comercios, removiendo cajas pesadas.

Con su sueldo mensual adquiere yucas y carbohidratos baratos, que consigue con dinero en efectivo. No obstante, es limitado  porque el Banco solo ofrece una cantidad que no completa su sueldo, además de que no prestan el servicio durante los días de confinamiento radical. Todos pasan hambre.

Un kilo de yuca que varía de 150 a 100  mil Bs, aproximadamente.

«Muchas veces mi familia ha comido una sola vez al día». Es apenas una realidad de una indeterminada cantidad de personas en la Venezuela que corre.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta