Un estómago que los amarra

La inflación venezolana ha obligado a las personas invertir el poco dinero que obtienen, en comida. Atrás han dejado las prendas de vestir, repuestos, medicinas y otros productos ajenos a la alimentación.

Los ciudadanos de a pies solo tienen un objetivo en tiempos difíciles: sobrevivir invirtiendo solo en comida.

Hernán, un adulto mayor que reside en el centro de Tucupita, manifestó que por la crisis general, solo trata de adquirir comida cuando logra obtener algún dinero. Su poder adquisitivo no es suficiente para comprar otras cosas.

Explicó que por la inflación en Venezuela, la mayoría de los deltanos opta por tener el alimento en sus casas y dejar “para después” las ropas y otros gastos.

Asimismo, un ciudadano se identificó como  Asdrúbal González y que vive en Deltaven, señaló que no ha podido comprarse ropas nuevas ni otros objetos de valor recientemente, ya que solo compra comida cuando puede.

Él cuenta con la ayuda de dos hijos que están en el exterior, quienes en un periodo determinado les envían una remesa.

“Yo tengo a un hijo en Perú y a otro en Paraguay, y con lo que me mandan solo compro comida. No te puedo decir que he comprado ropas ni equipos electrónicos, porque no se puede”, dijo el señor Asdrúbal.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta