Un martes vacío, frío y fantasmal en Tucupita

Tucupita vivió un día vacío, frío y fantasmal este martes. Las precipitaciones que empezaron el lunes, continuaron hasta el martes por la mañana. No obstante, no fue motivo para que la pequeña ciudad se paralizara: poca gente en las calles, comercios cerrados y un silencio que causó extrañeza, en comparación con los días más difíciles del año 2016, durante los saqueos; coyunturas documentadas por este medio de comunicación.

Las colas de los autos permanecían por varias cuadras, los autobuses no estuvieron disponibles y contadas personas salió a las calles. Es muy pronto para suponer que se debe a la falta de combustible, a sabiendas que otros días no suele mantener este panorama gris, frío y hasta fantasmal. Es una localidad triste, nublada.

Los comercios cerraron temprano. «No hay vida», dijo el propietario de una pequeña bodega que está en la calle Petión. La localidad se vio paralizada, vacía y nublada, fría.

No es una descripción desde el punto de vista del periodista, sino del panorama que se constató con al menos cinco personas más, además de que estas afirmaciones va acompañada con una imagen tomada en el centro de Tucupita, sobre las 3:42 de la tarde.

Quienes permanecían en la cola para la gasolina con sus autos, permanecieron sin mayores interacciones. Estuvieron callados, a diferencia de otros días. ¿Tristes, cansados, decepcionados? Son solo descripciones cuyas conjeturas u otras opiniones quedan entre el lector.

Un martes extraño en Tucupita, un día gris.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta