Un virus que no detiene la inseguridad

Algunas personas abordadas en Tucupita sobre la posibilidad de que los ataques delictivos se vean reducidos debido al nuevo confinamiento que impuso el gobierno regional, afirmaron que la iniciativa no detendrá el “virus de la delincuencia”.

Lizeta Hernández, gobernadora del estado Delta Amacuro, endureció las medidas antiCovid 19 el pasado jueves 11 de marzo, por temor a la “cepa brasileña”, no obstante, algunas personas lamentan que, aun cuando contenga el coronavirus, “el virus de la delincuencia se mantendrá”.

Un ciudadano que vive en el centro de Tucupita manifestó que la inseguridad es un complejo tema que podría verse desde varios puntos de vista, sobre todo desde la pobreza, no obstante, añadió que el incremento de los cuerpos de seguridad va a la par de la delincuencia en la localidad.

De acuerdo con esta persona, esta nueva medida o encierro social, podría frenar el índice delictivo siempre y cuando haya un trabajo conjunto de parte de todos los cuerpos de seguridad, porque de lo contrario no funcionará.

“Sí puede frenar, en dado caso haya un trabajo en conjunto de todos los cuerpos de seguridad, pero sabemos que no lo harán”.

Otra persona manifestó que la inseguridad siempre ha prevalecido en Tucupita,  y que, el hecho de que las personas estén encerradas en sus casas por esta nueva medida, no garantiza la seguridad, ya que muchas familias han sido abordadas y asaltadas dentro de sus propias viviendas.

En su opinión, “si va a bajar el índice delictivo en las calles y no en las casas. La política para disminuir la inseguridad tiene que a ver patrullajes en las calles”.

En lo que va de 2021, se han registrado más de 50 ataques delictivos, denunciados públicamente por las víctimas o familiares de estas personas vulneradas, solo en Tucupita, el municipio capital.

Los delitos más recurrentes han sido los asaltos en vías públicas y los ataques a domicilio.

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta