Johan Figueroa de 24 años, con residencia en Villa Rosa y de profesión albañil, tiene más vidas que un gato, cayó del 3º piso de la edificación en construcción al lado de la casa episcopal y vive para contarlo.

Sobre las 11 am caminaba sobre la cornisa con una viga sobre sus hombros, cuando esta hizo contacto con el cableado público sacudiéndolo y lanzándolo luego al vacío.

Producto de la descarga, tiene una herida abierta en la frente, y de la caída, doble fractura, una a la altura del antebrazo derecho y otra en la pierna derecha en pleno fémur.

Plenamente consciente y aquejado por el dolor, fue atendido de inmediato en la sala de emergencias del hospital Dr. Luis Razetti, donde se ordenó su traslado al hospital Uyapar de San Félix.

Quizá trabajar en un anexo de la casa de Dios haya servido de algo, por esta tuvo pasaje de vuelta. El Padre Zacarías Kariuki en representación del clero, se mantuvo pendiente en todo momento del estado de salud del joven.

Sus compungidos padres lo acompañaron a San Félix, imbuidos en la fe de estar en presencia de un milagro.

Loading...
Compartir