Una mujer sacrifica parte de la madera que sostiene su barraca para usarla como leña en Tucupita

Luisa Méndez, una madre de familia que vive en el sector Paloma, aseguró haber sacado tres palos de su propia casa de zinc, lo que en el Delta llaman “barraca”, que utilizó para hacer un fogón, porque no tiene gas doméstico desde hace más de un mes.

Ella vive junto  a su esposo y sus dos hijos de apenas 2 y 4 años de edad. La falta de gas doméstico en la localidad, obligó a Méndez a sacar tres maderas de su barraca para hacer fogón.

“Tuve que sacar estos tres palos porque no tengo gas, ahora no sé cómo voy hacer para reponer eso, porque una madera de esas cuesta casi los dos millones de bolívares, aquí en Tucupita”, dijo la deltana.

Esta ciudadana quitó parte de su casa  para cocinar y así comer junto sus  dos hijos menores, que, según la vulnerada, lloraban de hambre.

Compartir contenido