Imagen referencial/archivo web

La situación de Venezuela puede palparse en casi todas las instancias públicas del país, no siendo ajeno de esta realidad, el estado Delta Amacuro.

Un teléfono inteligente es lo que vale tomarse un examen radiológico en el principal centro médico de la entidad; los pacientes que acuden a tomarse las denominadas placas, deben tener en posesión una alternativa electrónica para así poder mostrar sus dolencias a algún médico especialista, a través de una imagen.

No todos poseen un teléfono de avanzada que soporte el formato de gráfica arrojado por la máquina, ni todos los celulares presentan características de pantalla amplia; estas son algunas de las razones por la que los usuarios de este servicio de salud se han mostrado preocupados.

El niño Miguel Ramos, sufrió un pequeño pero preocupante accidente en su bicicleta hace más de un mes; sus familiares nunca le pudieron tomar una placa precisamente por la carencia de insumos y materiales radiológicos en el hospital Dr. Luis Razetti de Tucupita, motivo por el cual se exige algún smartphone para llevar a cabo el diagnostico.

La preocupación no termina para las personas que por fin tienen en su poder un teléfono inteligente, ya que, bandas delincuenciales estarían al tanto de la realidad hospitalaria, y según algunas víctimas, montan guardia para robar los aparatos de comunicación y otras pertenencias.

 

Loading...
Compartir