Ilustración de Joine Ramos /Tanetanae.com.

El agua ya está turbia  por el arribo de la temporada de lluvia, por lo que ya no hay pescados, los mangos se han agotado antes de tiempo por la demanda y los sembradíos ya han sido cosechados en su totalidad. Ahora están sin comida y aislados.

Es el panorama desalentador de unas 150 personas que aguardan por ser “salvadas” en Araguaimujo, una localidad de indígenas waraos que está ubicada a unas tres horas por vía fluvial desde Tucupita. Los afectados ya agotaron todas las reservas de comida: mangos, maíz, y ahora, por la llegada de la temporada de lluvia, los peces han desaparecido naturalmente.

Araguaimujo fue la comunidad de mayor desarrollo entre los nativos, en todo el estado Delta Amacuro, ya que su vínculo con religiosos españoles y la misma rica cultura del indígena, significó avances positivos en materia de salud, educación, deporte y cultura.

Ahora, varias familias se encuentran aisladas porque no cuentan con ningún motor fuera de borda, y aun cuando lo tuvieren, no tendrían combustible, explicó un vecino de esa comunidad que pudo arribar a Tucupita, solo, en un aventón.

“Ya no hay nada de comida, menos medicinas, esa gente podría morir, pero no pueden venir porque no tienen motor, ni combustible”.

De acuerdo con el originario que conversó con Tanetanae.com, todos se muestran deteriorados físicamente.  Solamente querrían salir de su comunidad, para más nunca regresar, al menos no en crisis.

Loading...
Compartir