V/A Centeno Mass: fui y vine

Personas cercanas al Vicealmirante Edward Centeno Mass, comandante de la Zodi 61 Delta Amacuro, manifestaron tras un contacto telefónico la tarde de este domingo, que habría dicho “fui y vine”.

El aparato en el cual viajaba en compañía de otros dos tripulantes, incluyendo el piloto, un helicóptero siglas YV1837, de la compañía Lloyd Aviation C.A., se desplomó el pasado 17 de mayo en horas del mediodía cuando se dirigía al estado Bolívar, donde se realizaría una reunión de comandantes de la Zodi del bloque oriental.

El motor se apagó en pleno vuelo con la fortuna de que atravesaban por un sector despoblado, sin actividad actualmente, como es el caso del estadio de béisbol de La Ceiba, cayendo sobre el área de estacionamiento.

El V/A Centeno Mass habría comentado “en treinta años de vida militar no viví nada igual, ni deseo repetirlo”.

Fuentes consultadas manifestaron que la pericia del piloto jugó un papel importante, garantizando un descenso casi vertical, que lo hizo en lenguaje coloquial caer “despatarrado”, sobre su panza; un exinstructor del piloto, que contribuyó a formarlo en el ámbito militar en el pasado, señaló “fue uno de los mejores de su grupo y tiene miles de horas-vuelo que certifican su capacidad; es un excelente piloto, de lo contrario, no vivirían para contarlo”.

Una persona cercana al Vicealmirante osó decir “lo cruzaron los warao, por eso salvó su vida”.

Cierto o no, alguna fuerza Divina debió intervenir, cuando al observar el resultado del primer examen a la nave, este determinó «perdida de presión del motor», razón que pudo haber dado pie a una tragedia, asentándose en cambio en forma casi perfecta.

El humor del venezolano como siempre salió a relucir, tomando en cuenta el papel protagónico que ha desempeñado el militar en la distribución de combustible en el estado Delta Amacuro, expresando a manera de chiste: se le acabó la gasolina. Ingenio tétrico que esta vez dio para risa, con la esperanza de que no vuelva a ocurrir.

 

Compartir contenido