La elevada rotación de cargos medios y altos en el nivel central, propiciados por la búsqueda de mejores opciones laborales en el sector privado y el éxodo atraídos por mercados más lucrativos, ha hecho que la capital giré su vista hacia la provincia.

La reciente incorporación de los funcionarios públicos: Henry Guzmán (de la ONA estatal a la coordinación nacional de comisionados de la ONA), Joel Dicuru (director del MINEA en el Delta con funciones alternas en el Consejo Nacional de Aguas) y Jorge Antequera (ex Vicerrector territorial de la UTD ahora en una dirección ministerial), es una muestra de ello.

Los tres curricularmente hablando impecables, recibieron un voto de confianza de los superiores ministeriales incorporándose rápidamente a sus nuevas tareas.

Su desempeño será un factor de mucho peso en las probables nuevas incorporaciones que se produzcan próximamente cuando hayan demostrado su valía.

Antes los hubo y bastantes, que nos dejaron bien parados en los ámbitos político, deportivo, académico y empresarial, entre otros.

Casi siempre fueron paisanos que acudieron a cursar estudios de nivel superior y decidieron radicarse definitivamente fuera.

Esta nueva camada forma parte de la reserva que el país atesora en los estados del interior y que pocas veces tiene alguna oportunidad en la capital.

Los tres son motivo de orgullo y lo serán más cuando se conviertan en precursores de los que probarán suerte en otros estados del país y que de seguro saldrán bien parados.

La calidad sobra en el Delta, y serán muchos más los espacios que habremos de llenar.

Loading...
Compartir