Altos precios del pollo y de la carne obligan a inventar recetas con lentejas en Tucupita

Altos precios del pollo y de la carne obligan a inventar recetas con lentejas en Tucupita

El precio del pollo  y el de la carne no es accesible al bolsillo de la mayoría de los deltanos en Tucupita. Esta realidad ha generado un fenómeno  económico que gira en torno a las lentejas.

Revendedores informales que se agrupan en el centro de la capital deltana, compran la lenteja en 50 Bs.S y lo revenden hasta en 90 Bs.S, según relatan varios tucupitenses. Este mismo producto estaría siendo comercializado en Monagas y Bolívar a 300 Bs.S.

El auge de la demanda ha sido tal, que los revendedores “están recorriendo los sectores de Tucupita casa por casa para comprar lentejas”, reveló Óscar Calderón, habitante del sector Rómulo Gallegos en la capital de la entidad.

La lenteja empezó a ser vendida como una forma de recabar dinero en efectivo y así poder comprar algún rubro disponible en el mercado de Tucupita.

Después de varias indagaciones, algunos posibles motivos del aumento de la demanda han salido a relucir.

El grano es usado para elaborar crema de lenteja con mantequilla, lo que representa un complemento de plato. Otros los prefieren en forma de salsa condimentada con cebolla, pimentón y ajo, muy similar a la tradicional guasacaca.

Hay quienes han experimentado el uso de la lenteja para la elaboración de galletas, croquetas fritas, tortillas y albóndiga con una mezcla reducida de carne y condimentos.

Compartir contenido