Foto: archivo | Tanetanae.com agosto 2018.

Varias familias se estarían preparando para abandonar Venezuela durante las vacaciones escolares, tiempo en el que también el nivel del río Orinoco rebasa las comunidades en el Delta Medio, en los municipios Tucupita, Antonio Díaz y Casacoima.

El vaticinio fue advertido por varios campesinos e indígenas, quienes, en masa, tendrían un viaje sin retorno a países como Brasil y Guyana.

“Cuando hay inundación perdemos todo. Ya el año pasado quedamos sin nada, nos prometieron ayuda (el gobierno), pero nunca fue así, ahora este año el río va  subir y si nos quedamos, moriremos de hambre”, declaró un vecino de la comunidad “Boca de Araguao”, una localidad campesina localizada en la zona del Delta Medio, donde el incremento del caudal del agua, genera más estragos.

Pero según la misma persona, cientos de familias están preparándose para abandonar el país. Ni siquiera han tomado a Tucupita como una opción, sino, otras naciones.

“Venezuela ya no es un país para vivir, si nos quedamos en Tucupita como refugiados, igual pasaremos hambre, estaremos sin medicinas…Moriremos”, declaró la esposa del hombre que conversó con Tanetanae.com.

Unas dos mil personas resultaron severamente afectadas por el efecto natural de la temporada de lluvias, mientras que otras ocho mil, si bien, se vieron vulneradas, pudieron ser atendidas, según dio a conocer la gobernadora de Delta Amacuro, en uno de sus últimos informes, en agosto de 2018.

Loading...
Compartir