Vecinos de la comunidad de Macareito, parroquia Juan Millán del municipio Tucupita, se comunicaron con este medio para aclarar la situación que condujo a la detención de un par de culpables, que mantienen en vilo al sector.

Con base en la nota publicada previamente, que hace referencia a un procedimiento ejecutado por la Faes Delta, este lunes 1 de diciembre sobre las 5 pm, explican que fueron los propios residentes quienes capturaron al primero de los inculpados y dieron señas sobre la ubicación del segundo.

“Luego de enterarnos que habían golpeado salvajemente a una vecina para robarle el teléfono, atrapamos a uno de ellos, y lo amarramos a un poste, dando parte a las autoridades para que capturaran al compinche, que se había escondido en la maleza portando un arma”, explicó la fuente.

En el mismo orden de ideas, “luego llegó la Faes y lo llevamos hasta la zona en que se ocultaba, donde lo atraparon”.

Al detenido, le fue encontrada bajo sus prendas de vestir, adherida a la piel, una escopeta recortada doble cañón, con los seriales limados, siendo identificado como F. J. Díaz Espinoza de 21 años de edad.

El joven amarrado al poste responde al nombre de A. D. Mata Capriata (22), corriendo con bastante suerte, ya que algunos de sus captores pretendían lincharlo; por fortuna, privó la cordura y se le sujetó hasta que fue puesto en manos de las autoridades.

Al parecer, pertenecen a una banda denominada “los lavansan”, que se dedicaría al robo a mano armada, hurto, vacuna y secuestro.

El caso pasó a manos de la Fiscalía I del Ministerio Público.

 

Loading...