Vende su único colchón para lograr comprar comida

Mauricio Vargas vive en el centro de Tucupita. Tuvo que vender su colchón el pasado lunes, para comprar empaques de  comida. Fue su única opción ese día.

Vive con su esposa y tiene un hijo. Él recurrió a vender su colchón para así poder adquirir comida, porque el sueldo que percibe por la gobernación del estado  no le da para comprar lo necesario para su casa, no desde hace tres años.

Vargas tuvo que vender un colchón matrimonial de tan solo  cuatro meses de uso en tan solo 10 dólares. Su mamá se lo había regalado.

Él percibe 980 mil Bs, quincenal. Un pago que solo le alcanza para comprar un kg de azúcar que mantiene un precio de 815 mil Bs.

Ante los altos precios y el bajo ingreso monetario, se vio obligado a vender un colchón.

 

Compartir contenido