Foto de archivo web.

La cancelación de una parte del aguinaldo generó expectativas en los comerciantes deltanos. Se esperaba un aumento significativo en las ventas para los meses noviembre y diciembre, sin embargo la inflación generó un efecto contrario.

Ni las empresas licoreras han experimentado aumento de ventas, por lo contrario, aseguran que la poca venta de bebidas etílicas, garantiza existencia de la misma hasta para los carnavales del año 2017.

Todo indica que el bajón de demanda licorera garantiza por sí misma la existencia en cantidades considerables de diferentes bebidas alcohólicas hasta los carnavales del 2017.

Implica además, la congelación de precios por poca demanda. Al menos es apreciación de los implicados en el sector licorero de Tucupita.

Aumentos constantes en los precios de productos en cada pedido, incremento del salario con incidencia en las perdidas comerciales, baja venta de productos, y la posibilidad de aumentar solo el 30% a los productos que no permite cubrir gastos operativos, tiene a los comerciantes, literalmente viendo para los lados.

Según algunos comerciantes del ramo, en años anteriores la “salida” del producto era hasta tres veces mayor, mientras que en la actualidad, el límite de venta diaria promedio es de seis (06) cajas, cuando anteriormente se vendía dieciocho (18).

Los licores de mayor costos, se han convertidos en verdaderos añejos por la poca demanda, y el ron más barato ha ganado mayor consumo, pero generando poco ingreso porcentual con respecto a los egresos por pedidos.

Loading...