Imagen ilustrativa, tomada de internet sin autorìa especificada.

Más de 150 venezolanos que están detenidos en la cárcel de máxima seguridad de Trinidad y Tobago, en Arouca,  han iniciado el lunes una huelga de hambre. De acuerdo con familiares, de no lograr ser atendidos en sus peticiones, no descartan una “protesta de sangre”.

Según los familiares,  varios de ellos esperan celeridad en sus juicios, otros por una firma para completar el beneficio de saldar condena en Venezuela, mientras otros demoran solo por un traslado.

Ellos piden celeridad de parte de las autoridades trinitarias y de Venezuela. Los intentos en el Consulado criollo han sido en vano hasta ahora. Las condiciones en la que están, no son humanas, advierten los allegados.

“Un venezolano privado de libertad que lleva 15 años pagando condena en esa cárcel de máxima seguridad, dijo que recientemente lo habían aislado con un grupo que tiene tuberculosis. Le hicieron un examen y salió negativo, el mismo manifiesta que al estar un tiempo prolongado con personas que si lo tienen, si no lo sacan pronto de allí, corre el riesgo de contraer la enfermedad, pues en las celdas duermen tres y cuatro personas”, denunció una de las abogadas que atiende el caso, pero que no quiso identificarse.

Todos temen por sus vidas, piden un tratamiento humanitario. Quieren poder conversar con algún representante del gobierno de Venezuela, en la isla.

Hasta la mañana del lunes se supo que un grupo de funcionarios de derechos humanos internacional habían tenido acceso al caso, informó vía WhatsApp uno de los familiares de los ahora huelguistas.

Loading...
Compartir