Por Pompilio Monroy Perales

En nuestro artículo de hoy haremos referencia a los actuales aspectos sociales, económicos, políticos e internacionales del país. ¡Presten atención, y saquen sus conclusiones!

1.- La situación social de Venezuela cada día es peor por culpa del gobierno. Es crítica, caótica, desesperante, por falta de comida, escasez de medicinas, por la inseguridad y el hampa desbordadas, porque el dinero no tiene poder de compra; además, no hay qué, ni con qué, ni dónde comprar para satisfacer las necesidades vitales; los servicios públicos son un desastre. En  síntesis, este régimen ha causado el empobrecimiento general de la población y la desintegración familiar, como siempre han hecho los regímenes socialistas comunistas que en el mundo han sido, históricamente fracasados, como el actual de Venezuela.

2: En lo que respecta a la situación económica, generadora de la social, no es menos traumática: la debacle empezó con las expropiaciones, confiscaciones, robos a mano armada, que condujeron a la quiebra del aparato productivo nacional, al alejamiento de las inversiones nacionales y foráneas, y a la pérdida de la confianza en el sistema económico impuesto por el gobierno. Actualmente, Venezuela no produce para vivir en condiciones saludables adecuadas. Estamos sobreviviendo por las importaciones de dudosa calidad, y bien caras, debido a la hiperinflación “hecha en socialismo”. Si continuamos como vamos, llegará el momento en que los proveedores no continuarán fiándole comida e insumos a Venezuela, exigirán el pago en la moneda nacional de sus países, en dólares o en euros, porque el bolívar como moneda ya no vale para las transacciones comerciales.   Para remate, los ingresos provenientes de la venta y de la renta petrolera, han disminuido considerablemente por la pésima gerencia y corrupción administrativa de PDVSA, denunciada nada menos que por quien fue su Presidente durante unos cuantos años.

Para ilustrar un poco a nivel local lo que ocurre con la situación económica, mencionemos por ahora tres ejemplos, de los muchos que existen:  Primero: A los empleados públicos, a los jubilados y pensionados, cuyos sueldos son depositados en los Bancos, no se los pagan completos de una sola vez, sino por cuotas o cuentagotas de 20, 40, 50 o 100 mil bolívares, de los que el gobierno llama impropia y falsamente, bolívares fuertes, pero que son más débiles que casabe mojado en sopa caliente; o no les pagan nada, porque sencillamente “rial, no hay”. Segundo ejemplo, derivado del anterior: Los comerciantes en general, hacen sus ventas mediante dos modalidades de pago: un precio tiene la mercancía cuando se paga en efectivo; y otro precio, mucho mayor en cien o doscientos por ciento, por lo menos, cuando el pago se hace por transferencia bancaria. Lo peor, es que todo esto lo sabe y permite el gobierno, y no hace nada para evitarlo. Y no lo hace, porque constituyen “guisos” de la guerra económica del gobierno contra los habitantes del país; la guerra económica es la del gobierno contra el pueblo.  El tercer ejemplo ha sido suficientemente registrado en los medios de comunicación social, sobre todo en las redes: el plato de comida más “apetecido”, entre comillas, y, además, “recetado” por la Doctora, es, sin dudas: sardinas, como presa principal; yuca, como contorno; mango como postre; y si queda algún huequito vacío, consumir agua, muuucha agua, bien saludable, de esa que sale a torrentes por los chorros hogareños: incolora, inodora, insípida, la cual, por transustanciación de la magia socialista, es saaabrosa, sabrosísima.

3: En relación a la situación política interna, resulta ostensiblemente evidente el descalabro del gobierno, quien va acelerado, cuesta abajo en su rodada indetenible. En el fraude electoral de mayo, a pesar de las coacciones, amenazas, promesas, bonos presidenciales, compra de votos y demás artimañas del oficialismo, a Maduro sólo se atrevieron a asignarle oficialmente 6.190.612 “votos”, entre comillas. ¿Por qué no obtuvieron los tan anunciados 10 millones?  ¿Qué se hicieron los más de 8 millones de “votos” que, supuestamente, “eligieron” a la Asamblea Prostituyente? Lo que ocurre, amigos, es que el gobierno cada día pierde más apoyo, incluso entre sus propios partidarios, y en los que fingen serlo por oportunismo de sobrevivencia.

El gran derrotado por la enorme abstención fue el régimen encabezado por Maduro, así como sus comparsas y amigos secretos.  En lo único que ha sido relativamente exitoso el gobierno, en política interna, ha sido en fracturar transitoriamente a la oposición. Pero todo indica que en el campo opositor habrá corrección de errores y cambio de tácticas para avanzar todos juntos y unidos en función de la estrategia común de derrotar al régimen por los procedimientos constitucionales. Ya lo veremos a corto y mediano plazo.

4: En lo atinente al escenario internacional: La Organización de Estados Americanos es una casa que tiene 36 condueños, los cuales firmaron un convenio de participación, convivencia, estabilidad, permanencia, abandono, defensa hemisférica, auto exclusión, suspensión y expulsión. Hace más de un año, uno de los copropietarios –Venezuela- decidió denunciar las normas del condominio, alegando que no le interesaba ni  convenía permanecer en él, por lo cual – de acuerdo con el convenio que había firmado- al transcurrir exactamente dos años de su denuncia –que no se han cumplido, abandonaría la casa. De modo que esa es su soberana voluntad en uso de su autodeterminación.

Ahora bien, irse voluntariamente de la casa comunitaria, “limpio y pelao”, sin prestamistas ni fiadores como antes, enemistado con familiares consanguíneos y afines, con vecinos y amigos cercanos y lejanos, prácticamente aislado y asediado política y económicamente por la comunidad internacional, evidentemente que comporta graves riesgos inminentes. Son acontecimientos en desarrollo, donde no se debe descartar ninguna eventualidad, incluso la ocurrencia de acontecimientos sobrevenidos que conduzcan a la OEA a expulsar de su seno al gobierno de Venezuela. Con la situación internacional y el agravamiento de la crisis económica interna, se acelera el derrumbamiento del régimen. ¡Amanecerá y pronto lo veremos!

Por último, siendo como es el ejercicio de la Política una derivación de la Ëtica, su práctica debe ser correspondiente con la moral y las buenas costumbres, con el respeto al libre albedrío y a las disposiciones constitucionales en la consecución del bien común respetando los derechos de los demás. Eso es precisamente lo que no hace el gobierno. Su mayor daño a Venezuela ha sido el quebrantamiento de la moral ciudadana y de la Ëtica Pública.

Conciudadanos: Mi reincorporación al activismo partidista obedece a la firme convicción de que todos debemos contribuir al restablecimiento de la Democracia. Invito a mis viejos y nuevos compañeros de Acción Democrática y del Movimiento Electoral del Pueblo, a que hagan lo mismo, por pan, por tierra, por trabajo, por una Venezuela libre y de los venezolanos.

 

 

 

 

Loading...