Foto: archivo.

Se tiene registro de al menos diez ataques por parte de personas desconocidas contra indígenas waraos y campesinos que viajan por el río Orinoco en Delta Amacuro, solo en el periodo que compre finales del año 2017 y lo que va del 2018; sin embargo, consultados al respecto, alertan que las cifras incrementarían si se toma en cuenta los casos en los que las víctimas prefieren no sacar a la luz pública lo que les ocurre.

Una de las personas afectadas manifestó que han interpuesto las denuncias correspondientes, pero los cuerpos de seguridad se limitarían a apuntarla nomás, por lo que el flagelo en cuestión recrudece en aguas de Delta Amacuro, ante la falta de un efectivo dispositivo que contenga el problema.

“Le hago un llamado a los entes gubernamentales a que busquen  soluciones de inmediatas, esto es una situación preocupante. Yo venía de Jobure de Curiapo y me dejaron sin nada, nos quitaron todo”, relató uno de los vulnerados.

Es tal el grado de peligrosidad en algunas zonas del río Orinoco en el Delta, que el aborigen  abordado advirtió sobre el hallazgo de “varios” cadáveres  flotando aguas abajo, todos con evidentes signos de tortura. Aunque las posibles víctimas mortales no correspondan a waraos, los indígenas presumen que sean “criollos” vinculados con las actividades mineras.

Más recientemente una embarcación cargada de indígenas fue atacada por personas desconocidas en el sector Boca de Macareo, Tucupita,  donde resultó muerto un aborigen del pueblo warao luego de que recibiera un disparo.

Loading...
Compartir