Vicariato apostólico de Tucupita felicita a las Madres en su Día

Jesús dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.» Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.» (Juan 19,27)

Jesús, te has ofrecido por mí, y Tú me regalas a tu mamá!: ¡»Madre, te quiero»!

María me mira con sus purísimos ojos y me dice: «Hijito, si Jesús te ha perdonado todo lo que le hiciste, yo también te perdono. Ven.”

María expresa y nos regala la riqueza de la misericordia de Dios.

¡Bajukayara Dani!

Dioso isiko jau. Ine teraja ji obonoya

Saludos Mamá, Dios te bendiga. Te quiero mucho.

Con afecto y cariño, les saludo queridas y apreciadas madres de nuestro Vicariato Apostólico.

Deseo expresarles y manifestarles cuán agradecido estoy de todas ustedes. Quiero siempre reconocer y valorar en nuestra Iglesia, que peregrina en el Delta Amacuro, la presencia de ustedes como discípulas misioneras y servidoras de la alegría del Evangelio.

La entrega generosa y fecunda a la vocación recibida del Señor como bautizadas, hace de nuestra Iglesia, esperanza viva del Reino de Dios entre nosotros.

Ustedes revelan en sus rostros a María de Nazaret, Madre entregada por su Hijo Jesús, como modelo de todo cuidado y solicitud por los más vulnerados y descartados de nuestra misión.

Gracias queridas madres. Con el testimonio de fe que dan en tantas de nuestras Comunidades, son ustedes una antorcha encendida en medio de la oscuridad y confusión de nuestro mundo.

¡Ánimo y confianza!

¡Feliz y bendecido día de las madres!

Tucupita, 10 de mayo de 2020

Monseñor Ernesto Romero

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta