En julio, el para entonces padre, Ernesto Romero, originario de Machiques estado Zulia, fue ordenado como nuevo obispo del Delta, y a partir de esa nueva responsabilidad espiritual,  su compromiso pastoral ha estado enfilado en todos sectores de la sociedad  deltana y venezolana.

En su mensaje de fin de año, monseñor Romero se refirió a los cambios que decidió a través del voto, la mayoría de los venezolanos el pasado seis de diciembre con la elección de la nueva Asamblea Nacional.  Su excelencia Romero,  enfatizó en el cambio democrático que por vía electoral eligió el “pueblo de Dios” y recordó lo que inicialmente la Conferencia Episcopal de Venezuela ha estado promoviendo: la paz, el respeto y el entendimiento.

“Efectivamente, el pasado 6 de diciembre, el pueblo de Dios decidió elegir una nueva Asamblea Nacional y por ende, instamos a los nuevos diputados velar por quienes los eligieron, al lado de los más necesitados; que su único objetivo sea el de apoyar a su gente, no a un partido político”

Sobre la grave crisis económica que vive Venezuela, el Vicario de Tucupita pidió a los electos legisladores “sacar al país del atolladero” y buscar soluciones a la escasez de medicina, alimentos, y a la creciente inseguridad.

Alto al fuego

A propósito de lo que pudiera avecinarse  a partir del 5 de enero con la instalación de la nueva Asamblea Nacional, Monseñor Ernesto Romero, pidió un “alto al fuego”  a las dos tendencias que posiblemente  se confronten por mantener el poder, dañando de esta manera al ya en crisis pueblo venezolano.

Loading...
Compartir