Víctimas: medio muerto

Las víctimas fueron los integrantes de una familia que tienen una finca en el sector de El Samán de Tucupita, quienes constantemente eran atacados por personas desconocidas. Hasta que a mediados de noviembre del 2020, capturaron a uno de los involucrados.

Fátima sabe que los trabajadores de la finca donde ella vive, están atentos ante cualquier ataque. Últimamente algunas personas desconocidas han  robado cocos, plátanos y otros rubros agrícolas.

Esa tarde escucha un alboroto, estaba ocupada, pero deja a un lado lo que estaba haciendo y corre hacia el fondo del terreno. De lejos observa cómo los trabajadores de la finca golpean a un joven.

“Los trabajadores estaban pendientes, y cuando se percataron que un joven estaba entrando a robar, lo agarraron y lo golpearon”, relató Fátima.

Los empleados de la finca amarraran al involucrado y lo golpean hasta dejarlo indefenso. Él no hace nada, solo sabe que ha sido cazado.

“Casi lo matan, le hicieron de todo. En esos sectores de la parroquia San Rafael suelen suceder ese tipo de robos. Después de que lo golpearon, lo llevaron a un comando más cercano y hasta ahorita está preso”, aseguró la señora quien anteriormente vivía en El Samán.

Fátima, reveló que las familias que cuentan con grandes extensiones de siembras, son atacadas por personas desconocidas frecuentemente. Siempre tienen que estar vigilando, de lo contrario, no pueden cosechar nada.

 

Compartir contenido

Vamos a encontrarnos en Telegram https://t.me/Tanetanaedelta