Ilustración de Joine Ramos / Tanetanae.com.

Federico Laya, un hombre de 40 años de edad, fue víctima de un robo silencioso que se registró en su casa a finales de diciembre del año 2019. Todos dormían cuando la vivienda fue irrumpida sigilosamente por personas de ese mismo sector.

La familia afectada vive en la comunidad Toledo, un sector adjunto a Volcán del municipio Tucupita, donde aseguran que cada fin de semana se registran robos y asaltos. Todos viven inseguros.

Esa noche, todos dormían. En total eran seis personas en la casa y nadie pudo percatarse del abordaje delictivo. El papá de Federico pudo darse cuenta de que fueron robados cuando despertó, se fijó  que no estaba el televisor, la cocina y la computadora.

Los implicados en el ataque delictivo viven en esa misma comunidad que también la conocen como, La Invasión Toledo. Nadie los denuncia, ni los confrontan por temor a retaliaciones.

“Aquí no podemos recuperar lo que nos robaron, porque el salario no alcanza, tal vez yendo para otro país, sí pudiéramos”, dijo el señor Federico la mañana del viernes 21 de febrero del 2020.

Más de mil familias viven en esa comunidad. La mayoría ha sido víctima de algún ataque delictivo, pero no denuncian porque los implicados se muestran agresivos  y “peligrosos”.

De acuerdo con el señor Laya, hay un grupo de personas que arriban a Toledo desde otros estados de Venezuela y se dedican a las actividades delictivas. Se refugian en unas “barracas” (viviendas hechas con zinc y madera) y suelen robar, asaltar e intimidar a las personas con sus armas de fuego,  a bordo de vehículos.

“Hay una iglesia, y detrás hay tres barracas, ahí llegan esa gente”, manifestó el hombre.

Dos casas fueron robadas por personas desconocidas en la calle Delta de Tucupita, el pasado 30 de enero. Todo ocurrió durante la madrugada y los vecinos se percataron después de que los culpables ya habían huido. Para esa misma semana, dos viviendas del sector Paloma también habían sido abordadas.

Yumaira Pérez, una vecina de la comunidad Guasina, denunció el 10 de febrero que su casa había sido robada a finales de enero del 2020. Los señalados entraron a la vivienda aprovechando que el techado estaba en mal estado.

Loading...
Compartir