El último establecimiento comercial en padecer los efectos de los desórdenes callejeros que se produjeron el pasado martes en Tucupita, fue el restaurant Salma Grill.

Cuando se suponía que reinaba la calma, un grupo conformado por unas 50 o 60 personas, ingresó a las instalaciones del establecimiento cargando con cuanto consiguieron a su paso.

El ataque duró apenas minutos, una vez que violentaron el lugar y llenaron sus manos, se fueron rápidamente del sitio. Videos colgados en las redes evidencian la acción.

Jorge Salma, propietario del establecimiento,  indicó que la cocina y el área social del restaurant sufrieron daños considerables cuyo monto en bolívares es bastante elevado: “entre lo que se llevaron y lo que dañaron estamos hablando de varias decenas de millones, por fortuna, ninguno de los trabajadores ni los clientes resultaron afectados”.

Se supone que quienes perpetraron el hecho fueron parte del bloque de personas que se había dispersado luego de ser interceptados por funcionarios de la GNB, que le lanzaron bombas lacrimógenas.

Loading...
Compartir