Más de 30 personas decidieron mostrar la mejor versión de Villa Rosa, de la manera más saludable posible: caminando.

La actividad fue organizada por el conocido entrenador deportivo Álamo Chauran, quien por espacio de dos horas estableció un circuito que recorrió varias veces las calles del sector.

Con un plus de motivación, desde las 5:30 am hasta las 7 am del pasado sábado, las arterias viales lucieron energía, dinamismo color y mucha vida.

La otrora temible Villa Rosa, donde los desadaptados hacían tanto ruido que impedían escuchar la vibra positiva de la gran mayoría que son los buenos, volvió a ser un remanso de paz y armonía.

El Prof. Álamo aprovechó la ocasión para invitar a sus clases de ejercicios aeróbicos y resistencia física de lunes a viernes en el paseo malecón Manamo, donde ya tiene un equipo que luego del primer sofocón, no lo abandona.

 

Loading...