Ilustración de Joine Ramos / Tanetanae.com.

La soledad durante un mediodía fue el momento propicio para que dos personas desconocidas aprovecharan  para asaltar a una estudiante que iba camino al hospital de Tucupita.

Daniela Merchán, una vecina que vive en la calle Tucupita, escuchó el  grito de una joven frente a su casa. Eran las 12:00 del mediodía, justo cuando ella descansaba en su sofá.

Aquel grito alarmó a la señora Daniela, ella evitó asomarse inmediatamente,  porque escuchó la voz de una tercera persona. Ya supo lo que estaba pasando.

“Cuando me asomé vi a la muchacha, una estudiante de enfermería del tecnológico (UTD), que estaba llorando”, relató la vecina.

Dos jóvenes caminaron hacia la joven universitaria y la apuntaron con una pistola negra, y bajo amenazas la obligaron a que entregara el teléfono celular, luego corrieron hacia la Urb. Delfín Mendoza. La inseguridad de un mediodía hizo que esa escena fuera posible.

“Oye, esta calle (Tucupita) se queda solita, no hay nadie a las 12:00 o 1:00  del mediodía, esto sí es inseguridad. Todos tenemos que cerrar nuestras puertas, dos tipos la encañonaron, casi la matan, si se resiste la  matan”

El caso de inseguridad ocurrió la primera semana de junio del 2019, en la calle Tucupita cruce con calle Sucre de la capital deltana.

Loading...
Compartir