Ilustración de Joine Ramos / Tanetanae.com.

No tenían nada en su despensa.  La poca comida  que Andrés Landaeta había reservado junto a su esposa ya se le había acabado. Apenas contaban con su cosecha, esa que la inseguridad le arrebató en Guasina, Tucupita.

La comunidad de Guasina es un sector del municipio Tucupita, donde las familias generalmente se dedican a la agricultura, pero por tratarse de una zona lejana al centro de la localidad,  personas han tomado los actos delictivos para apropiarse de todo.

Andrés Landaeta vive con su esposa y su hijo. Él asegura que muchas veces atraviesan por días difíciles, porque se quedan sin comida; poder adquirirla en los comercios de Tucupita resulta complicado porque cuesta cara.

“Ese día comimos algo y nos acostamos, nosotros estábamos pensando en dos racimos de plátanos que teníamos en nuestra parcela para comer al día siguiente. Pero cuando despertamos nos dimos cuenta que se los habían robado”, contó  el vecino afectado de esa comunidad.

Andrés caminó confiado en busca de los plátanos, pero, no encontró lo que buscaba;  esa noche, varias personas que deambulaban por la comunidad se robaron lo único con lo que contaban para comer.

“Allá la inseguridad está muy fuerte, se roban las cosechas de nosotros. No podemos sembrar”, relató el deltano.

Ese día, la familia de Landaeta tuvo que conseguir unos ocumos con sus vecinos. Así aplacaron el hambre.

“Eso fue hace dos semanas, a mi vecino le robaron hasta una bombona y un celular. Él no estaba y entraron a su casa”.

El señor Andrés Landaeta denuncia que hay noches en  las que se acuestan sin comer nada. La crisis económica por la que atraviesa el país y la desbordada inseguridad los vulnera más.

Loading...
Compartir