Ilustración de Joine Ramos | tanetanae.com

Estaba enferma, Carmen necesitaba realizarse algunos exámenes médicos y cuando tuvo la oportunidad viajó hasta la capital de Venezuela. No esperaba perder sus pertenencias en menos de un mes.

“Carmen, hay varias gente dentro de tu casa, están robando y ya estamos llamando a la policía”, fue lo que le dijo una de las vecinas a Carmen a través de una llamada telefónica. En el momento que desmantelaban su hogar.

Seis personas a bordo de un camión y un automóvil liviano, se estacionaron frente a la casa de la señora Carmen en la calle Tucupita de la capital deltana. Sin importarle que sean descubiertos, los implicados irrumpieron la casa para cargar con todo lo que encontraron.

“Ellos sabían que no había nadie en mi casa, por eso llegaron a robar afínales de septiembre”, relató la señora Carmen Rosas.

El robo en la casa de la señora Rosas, provocó que ella retornara rápidamente a Delta Amacuro. No podía creer lo que sus vecinos le contaban por teléfono.

Los implicados cargaron con dos camas matrimoniales, plancha de cabellos, una nevera, cadenas de fantasías y otros bienes.

“Me robaron todo, yo trabajé toda mi vida con esfuerzo para comprar mis propias cosas”, dijo la señora Carmen, una abuela de 60 años de edad.

Tras el robo perpetrado en la calle Tucupita, la señora se mudó a una de las casas de su hijo. Solo quiere alejarse de la inseguridad, pero aún llora el no poder volver a su casa.

Loading...
Compartir