Ilustración de Tanetanae.com.

Caminó por la plaza Bolívar de Tucupita hacia la calle que lleva el mismo nombre, cerca las oficinas administrativas de Circuito Judicial. Eran las 12 del mediodía del jueves 14 de febrero del año 2019. Se celebraba el día de San Valentín.

Ella, una señora de 40 años de edad, solo quería llegar pronto a la parada de buses que está en la calle Bolívar, para así intentar arribar a El Torno, donde vive.

No pasaba autobuses, pero desde que llegó a la parada, no había pasado mucho tiempo, ¿cinco, diez minutos?, ella seguía esperando.

“Yo estaba esperando el autobús, ni siquiera me di cuenta de dónde salieron (los atacantes), yo tenía el teléfono en el bolsillo, eran dos chamitos como de 15 0 16 años, mientras uno me quitaba el teléfono el otro me tenía apuntada”.

Su hijo, un chico de 10 años de edad, la estaba llamando de casa. Su teléfono móvil vibraba en el bolsillo posterior de su pantalón. “tenía rato vibrando”, pero ella no quería sacarlo.

Pero temió que se tratase  de una emergencia. Así que decidió contestarlo. No pasaron muchos segundos, cuando ya tenía a dos asaltantes cerca de ella. Uno la apuntaba y otro le quitaba el teléfono.

Tras arrebatar el equipo celular, ellos huyeron por la calle Sucre, avanzaron  por la calle Tucupita, para finalemente adentrarse hacia el puente “Goya”. Aunque intentó alcanzarlos, la víctima no lo logró. Solo pudo verlos escapar.

En medio del susto la mujer decidió trasladarse hasta las oficinas del Grupo Antiextorsión y Secuestro (Gaes), en busca de una ayuda rápido, pero no le tomaron la denuncia porque debía llevar los papeles del aparato telefónico.

“Yo pasé una semana en Maracay, ni allá me robaron, pues”, lamentó la señora afectada.

Loading...
Compartir