Ilustración de Tanetanae.com.

“La inseguridad en Los Chaguaramos está muy fuerte, se meten a las casas y roban todo lo que quieren, todos los vecinos estamos asustados”, relató la señora Juana Landaeta, habitante del mencionado sector del municipio Tucupita.

Apenas comenzaba el año 2019, enero en la madrugada. La casa de una familia “humilde” integrada por seis personas fue atacada por un grupo de personas desconocidas. Los asaltantes amenazaron a sus víctimas con armas de fuego para después llevarse casi todas las pertenencias.

Juana Landaeta, vive atemorizada. Cada fin de semana ocurre algún caso de atraco o robo a mano armada. Lo que más tiene en zozobra  a los vecinos, es que, los implicados suelen pertenecer a ese mismo sector.

“Aquí todos nos acostamos pendientes de cualquier cosa. Esa madrugada me desperté y escuché los gritos de los vecinos, quienes estaban auxiliando a esa pobre familia”, relató la señora Landaeta, deltana que tiene 56 años de edad.

Un grupo de varias personas violentaron la puerta de una casa, y con sus armas de fuego obligaron a la familia a que permanezcan en el suelo, mientras ellos cargaban con los objetos de valor.

Durante el procedimiento delictivo, dos de los implicados intentaron violar a una chica de 16 años de edad.

  • Quítale la ropa, vamos a llevarla para dentro.

“Eso fue lo que le dijeron, pero el papá la quiso defender y quiso atacar a uno de los malandros, pero terminaron apuñalándolo”, relató la señora Juana,  quien es vecina de la familia atacada.

No lograron abusar sexualmente de la joven. Su padre no lo permitió  y hasta expuso su vida, y tras forcejear, los agresores huyeron con todo lo que pudieron cargar. Dejaron a la familia “casi sin nada”.

Los vecinos estuvieron colaborando con esa familia de Los Chaguaramos por un mes aproximadamente. Le donaban comida y les prestaban algunos enseres, mientras el señor se recuperaba en el hospital de Tucupita.

Loading...
Compartir