Foto: archivo.

Uno de cada cinco migrantes abandona a un hijo en Venezuela, mientras “más del  78% de los niños presentan algún tipo de cambio del comportamiento. Hoy son las abuelas las principales cuidadoras de estos menores, cuando migran sus padres”, según Abel Saraiba, coordinador del programa Creciendo sin Violencia de Cecodap.

La crisis humanitaria que vive Venezuela obliga a los migrantes que buscan superación económica y crecimiento social a dejar a un menor de edad en Venezuela, para iniciar una migración sin retorno, según Saraiba.

Los datos aportados por Cecodap, muestra que el 20,1% de los migrantes han dejado a un menor de edad por no poder trasladarlo al lugar donde esperan establecerse debido a incertidumbre que implica viajar a un destino que el mismo migrante no sabe dónde será.

Este dato revela que uno de cada cinco migrantes, deja a un hijo en casa para emprender un viaje hacia los países vecinos como Colombia y Brasil, dos los destinos de mayor incidencia en el último trimestre, aunque la migración venezolana también prefiera buscar alternativas en Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina, pero en menor proporción.

El estudio realizado por Cecodap, también reveló que el 38,6% de los encuestados han considerado la posibilidad de mudarse de país antes del cierre del 2019, y otro grupo que representa el 15,2%  ha asegurado que sí están seguros o decididos a abandonar el país antes del 2020.

A partir del estudio y los datos arrojados, Cecodap apunta que la migración venezolana cerrará el 2019 sobrepasando los 4 millones 620 mil personas. Hasta última proyección habría sido originado Grupo Interagencial.

Respecto a la población etaria, el estudio evidencia que en cada avanzada migratoria, se va acortando la edad de los migrantes, lo que significa que hasta los más jóvenes están emprendiendo un viaje sin retorno, y la causa más común es el contexto negativo que hay en Venezuela, y la inexistente esperanza de un cambio de gobierno.

Loading...
Compartir