Hoy conmemoramos 2 años de la siembra de Xoan Noya, uno de los más extraordinarios jóvenes de nuestra historia contemporánea. Hoy, recordamos la alegría, las ideas y la vida del más noble, el más leal, el más consecuente. Un militante internacionalista, un alma desbordada de amor por la humanidad, un gigante de nuestro tiempo, un indispensable. Estoy convencido que Xoan Noya vive y vivirá en las luchas por un mundo más justo, sin duda alguna, es un hombre del futuro.

La coyuntura actual, nos compromete a dar lo mejor de cada uno de nosotros para contribuir, en lo individual y en lo colectivo, con la misión de construir la Venezuela grande, próspera y productiva que somos.

Xoan, siempre resaltaba que teníamos la dicha y la responsabilidad de haber nacido en una tierra de gigantes, subrayaba, que por nuestra sangre corre la fuerza, el valor y la dignidad de un pueblo que se crece ante las dificultades, y por lo tanto, nos corresponde asumir con creatividad, con audacia, con determinación ir al futuro y hacerlo aquí.

Quienes tuvimos la bendición de conocer a Xoan Noya, quienes compartimos con él, y aprendimos de él, cada día, nos llenamos de su ejemplo, su optimismo y su coherencia.

Xoan, en sus reflexiones prefiguraba la Venezuela del 2050, elevando la mirada sobre las circunstancias, entusiasmándonos e invitándonos, a soñar y luchar para hacerla realidad.

Xoan, con gran compromiso asumió la tarea política de llevar por el mundo la verdad de Venezuela, entretejiendo redes de solidaridad, juntando en un solo esfuerzo a quienes estamos comprometidos con la construcción de la Unidad Latinoamericana y Caribeña, y más allá, sentando las bases de un mundo multicéntrico y pluripolar.

Hoy, seguimos avanzando, con la fuerza, con la conciencia, con el ejemplo amoroso de Xoan Noya. Convencidos de que vamos a materializar las grandes transformaciones que exige nuestro país.

Heryck Rangel 

20 de Octubre de 2020

Loading...