MARCA | Jorge Azcoytia 

Nada más concluir la temporada, el Granada comenzó a trabajar con un objetivo claro, retener a Yangel Herrera, una de las piezas fundamentales en el conjunto de Diego Martínez. Con una opción de compra, inalcanzable para los andaluces, de quince millones y varios equipos como el Valencia tras los pasos del venezolano la empresa se antojaba complicada, aunque el desenlace finalmente ha sido favorable a los intereses de los rojiblancos.

Con la determinación del jugador de seguir vistiendo de rojiblanco, el acuerdo entre el Manchester City y el Granada, dilatado únicamente por la renovación del sudamericano con el conjunto inglés hasta 2024, no ha tardado en llegar, cerrando una nueva cesión por una temporada en la que se ha vuelto a incluir una opción de compra, en esta ocasión de veinte millones. Con este movimiento, el conjunto nazarí da un golpe de autoridad sobre la mesa y deja claro que su gran temporada le confiere un nuevo estatus en la Liga, posicionándose como un destino atractivo para jugadores de nivel.

Vuelta a la `familia

A pesar de contar con varias ofertas sobre la mesa, Herrera nunca descartó al Granada, al que colocó como opción preferencial, sabiendo, tras un curso sobresaliente, que podía ser el club idóneo para seguir creciendo. Ante la indecisión de otros conjuntos, el de La Guaira activó las negociaciones para retornar a Los Cármenes.

A sus 22 años, Herrera seguirá desarrollándose bajo la batuta de Diego Martínez, que está cincelando a un futbolista llamado a alcanzar grandes cotas. Durante el curso pasado, Herrera disputó un total de treinta encuentros ligueros, en los que sumó dos dianas y tres pases de gol, cifras que no muestran la importancia que tiene el venezolano en el juego del Granada.

Loading...