Yelitce y Lizeta van por la repitencia

Dentro de los cuadros dirigentes que la Revolución ha postulado a Los importantes cargos Gobernadores va una constelación de 23 aspirantes, hombres y mujeres que aspiran a ser elegidos gobernadores de la diversidad de estados que conforman la República, un cuadro diverso de saberes y experiencias, de indiscutible valía todos y todas. Algunos y algunas repiten, viejos lobos y lobas de mar como Jorge Luis García Carneiro por Vargas o Yelitce Santaella por Monagas o gobernadores como Carlos Mata Figueroa por Nueva Esparta, Henry Rangel Silva por Trujillo, Ramón Carrizalez por Apure, José Gregorio Vilema Mora por Táchira, Lizeta Hernández Abchi por Delta Amacuro, Francisco Javier Arias Cárdenas, por el Zulia, Aristóbulo Isturiz, por Anzoátegui. Es decir de los gobernadores «viejos» quedaron 9 que aspiran repetir, de ellos 6 de origen militar, veteranos militares, generales, participantes de la gesta del 4 de febrero del 1992 o en alzamiento de noviembre de ese mismo año o forjaron el carácter bolivariano y antomperialista de la FANB bajo la guía del Comandante Supremo Hugo Chávez y contribuyeron a despojarla de su carácter dependiente y neocolonial y la coyunda imperialista. La edad promedio de los candidatos y candidatas oscila entre los 55 y 70 años.

Los restantes 14 candidatos son caras «nuevas», de actividades disímiles dentro del gobierno o de la actividad revolucionaria y la militancia partidista. De esas caras nuevas tenemos promociones juveniles o dirigentes curtidos como Héctor Rodríguez por Miranda, Edwin Rojas por Sucre, Justo Noguera Pietri por Bolívar, Argenis Chávez por Barinas, Jehyson Guzmán por Mérida, Rodolfo Marco Torres por Aragua, Rafael Lacava por Carabobo, Margaud Godoy por Cojedes, Víctor Clark por Falcón, José Vásquez por Guárico, Reinaldo Castañeda Rivas por Portuguesa, Julio León Heredia por Yaracuy, Rafael Calles por Portuguesa, Carmen Meléndez por Lara, Miguel Rodríguez por Amazonas. Creo que las edades promedio son entre 33 y 45 años, tal vez un poco menos en algunos o un poco más en otros, de cualquier manera pudiéramos conceptuarlos como una generación, en general, bastante joven, curtida en la fragua de la Revolución Bolivariana, en las enseñanzas en vivo del Comandante Hugo Chávez, en la lucha de calle junto al pueblo enfrentando los enemigos de la patria, en la experiencia gerencial.

De una u otra manera la mayoría de estos candidatos traen tras de sí el hándicap de su trayectoria política, profesional administrativo, social. Varios han sido ministros o ministras en ministerios tan diversos como Educación, Educación Superior, Deportes, Finanzas, Defensa o han sido diputados, constituyentistas, alcaldes, dirigido empresas estratégicas como Sidor, entre otros. Es decir no son unos bates quebrados improvisados que van a piratear en la administración de las gobernaciones, a improvisar, a hacer crecer la burocracia, aplicar el amiguismo o meter toda la familia en cargos claves, favorecer intereses capitalistas, empresarios que pretenden rodear a los gobernadores para que los favorezcan en sus intereses particulares.

En el plano político propiamente dicho, en el caso de estos 23 compatriotas nominados como candidatos a gobernadores por la Revolución para el quinquenio 2017/2022, podemos percibir sin dudas que la votación popular los va a favorecer por el hecho particular, singular que significa la altísima votación del 30 de julio pasado, es decir, la voluntad popular de votar por la paz, contra la guerra, el terrorismo y la destrucción del país, contra el intervencionismo del imperio yanqui en los asuntos que sólo competen a los venezolanos, contra el injerencismo del gobiernos cipayos, rastreros, entreguistas como el colombiano, el argentino, el brasileño, el peruano, el mexicano, el español y otros.

Loading...