Roberto Romanelli | 2001

Asumir la realidad tal como es y buscar los recursos y las estrategias para afrontarla, es lo que recomienda la psicóloga clínico y social, Yorelis Acosta, con miras al nuevo año 2019.

Para ello, la profesora de la UCAB e investigadora del Cendes destaca la necesidad de tomar un espacio para hacer un balance, descansar y además compartir con amigos y familiares estas fiestas decembrinas, aunque sea a través del celular y con platos más modestos en la mesa, para alejar la tristeza y recuperar fuerzas. “Es el tiempo de compartir y de la solidaridad”, acota.

Acosta destaca que “todas generaciones tienen retos y momentos difíciles que superar” y la manera de vencer la tristeza y la esperanza es enfocarse en lo positivo y “hacer cosas diferentes (…) solo trabajando, siendo creativos y haciendo inversión vamos a salir adelante, no pidiendo y cayéndonos a golpe para que me den un pernil”

A la oposición le recuerda que “el mensaje que envía Venezuela es el de la unidad”.
-¿Cómo afecta al venezolano la crisis, sobretodo en esta época de fin de año?

Nosotros hemos tenido un año muy difícil, lleno de dificultades (…) Hay una gran preocupación por el tema de la navidad porque el venezolano es familiero, las reuniones, los encuentros, algunas personas están muy preocupadas por la cena de Navidad, del 31, porque faltan puestos en la mesa, todas las familias tienen uno, dos, tres miembros que se fueron este año y algunas personas se sienten muy tristes. He afirmado que nosotros estamos enfermos socialmente por toda la situación del país, la crisis que nos ha golpeado mucho y nos tiene en un estado emocional de sufrimiento, de tristeza, de colapso para algunos, aturdimiento, incomprensión, vulnerabilidad, nos hace sentir que no somos capaces de manejar todas las variables del contexto, eso nos ha afectado mucho y no podemos ver las cosas solamente por el lado negativo, esas son las emociones de las crisis y las personas tienen que entender que es lo normal, no es cualquier crisis, es una crisis múltiple, de muchas aristas que tenemos todo eso en nuestras espaldas y que hay que tomarse un espacio de reflexión; diciembre siempre ha sido un mes de balance, pero es propicio y necesario agregar una columna más a lo económico y social, que es lo psicológico. ¿Qué me deja lo psicológico?, me siento fuerte, débil, cuáles son las emociones de mi familia, de los niños en caso de que los haya o de los adultos mayores que es el sector más vulnerable. Vamos a hacer ese balance y sobretodo para prepararnos para 2019, ¿que faltan algunas personas?, entender que es otra realidad, hay gente que está en duelo además por el país, (y dicen) es que antes vivíamos diferente, eso era antes, ahorita tenemos otra realidad y tenemos que pisar firme esta realidad, no podemos seguir suspirando por un pasado que no va a volver. Hay que reconocer esos duelos y avanzar, no podemos vivir la tragedia desde la tragedia, mas tragedia, sino como solvento la situación, como la enfrento, cuáles son mis recursos para seguir adelante.

Nos tocó emigrar a los venezolanos, pensemos también que en otros años se movilizaron los españoles, italianos, portugueses y en condiciones totalmente diferentes, sin teléfonos, sin what sapp, se vinieron en barco y llegaron aquí hablando otro idioma.

Hay que asumir la realidad y además ver que tenemos otras herramientas: todos estamos en contacto con familiares que están afuera, vamos a recibir el año con computadora encendida o el teléfono y recibimos el año un hora antes o después, dependiendo del país, estamos lejos y estamos cerca, agarrarnos de allí, pensar en las cosas buenas, los que están afuera están echándole pierna, cumpliendo una labor importante, mandando dinero, comida, medicinas.

También tenemos que ser ingeniosos a la hora de pensar en la mesa ¿no se pueden hacer 200 hallacas? se harán 30 o menos o las porciones serán menores, nos las ingeniamos, pondremos otras cosas en la mesa y dar las gracias que podemos poner esas cosas y compartir, es el tiempo de los vecinos, de la solidaridad.

¿Hay que agarrar impulso para el 2019?

Además del balance es el tiempo del descanso, tenemos que descansar, este año nos ha dejado apaleados, agotados, y necesitamos recuperar fuerzas, cuando estamos descansados disminuimos el ruido mental y usted va a tener una percepción distinta de la realidad, somos más creativos y van a surgir mejores estrategias para salir adelante. A lo mejor ahora no hay como salir de vacaciones y movernos, como acostumbrabamos antes, bueno es el tiempo del descanso, del espacio pequeño y vendrán otros momentos, sin duda.

-¿Cómo recuperar la esperanza?

La esperanza y el optimismo son estados emocionales que se aprenden, pero no de la noche a la mañana, no hay recetas pero cosas que pueden ayudar y que tenemos que practicarlas, una de estas indicaciones, es entender la realidad, no estar anclado en el pasado, Tenemos que abrir espacio para descanso o la recreación, ir a un teatro, Caracas todavía ofrece estas opciones, el contacto con las artes también es una caricia para el alma, ir a la playa ,(…) hay que procurar hacer una planificación para alcanzar las metas, e incorporar otros aspectos de la realidad. Optimismo significa que a pesar de la adversidad, te pones metas, no te pones negativo.

-¿Se ha perdido la solidaridad ?

-No somos iguales, ahorita valoramos mucho mas todo, ¿si somos solidarios? creo que sí, nos estamos ayudando, y cosas que a uno se le ocurría, porque fuimos un país muy rico, alli te doy un paquete de harina, no podemos dar el paquete, pero usted le da dos cucharadas de café para que se endulce, dentro de nuestra precariedad seguimos compartiendo cosas, las medicinas, alimentos.

-¿Es bueno que el venezolano proteste por un pernil?

Claro que no es bueno, no podemos hacer afirmaciones generales, (decir) los venezolanos están peleando por un pernil, no. ¿Qué tipo de venezolano está peleando por pernil?, los que tuvieron una relación clientelar con el gobierno, los que se acostumbraron a que les dieran, los que siguen creyendo mentiras de ahora si les voy a dar, los que no entienden que esta es otra realidad y que esa obligación del Estado de mantenernos no es correcta y esa es la gente que está protestando, también hay un segmento que dice no estoy de acuerdo pero lo necesito porque también la precariedad y escasez es tal que si a Ud lo pueden ayudar con dos harinas, Ud lo tiene que aceptar y además si eso es una política pública, todos los venezolanos deberíamos acogernos a esa realidad.

Pero también está el otro venezolano que critica eso, que no le parece correcto, que no quiere que le den nada, que sigue luchando con sus valores, que tiene tres trabajos porque entiende que solo trabajando, siendo creativo y haciendo inversión, vamos a salir adelante, no pidiendo y cayéndonos a golpes para que me den un pernil.

¿Qué debe hacer la oposición para romper la apatía?

No me gusta pisar áreas que no son de mi experticia, yo estoy estudiando cómo afecta la crisis el estado de ánimo, cómo podemos ayudarnos, protegernos, valorarnos en esta situación. Esta arista política hay que analizarla pero los mismos políticos de oposición han sido golpeados, los ha agarrado de sorpresa las estrategias del gobierno, pensaron “yo me mantengo en el hilo constitucional, a mi protege la constitución”, y el gobierno presenta una constitución diferente, desmantela los poderes y la oposición no tuvo estrategias para enfrentar esta desestructuración del Estado, (…) ¿que se necesita reformar el Estado? pero no puede ser un sector el que lo reforme, requiere del esfuerzo de todos y se de gente que se siente aturdida, preocupada, envuelta por esta emociones de haber ensayado tantas cosas y no dieron resultados, que (los dirigentes) se tomen su tiempo de reflexionar, de acercarse a la gente, de escuchar, de conocer a Venezuela, no hay una sino distintas Venezuelas, hay un segmento que lucha, que sale, va a las Mercedes y hay rumbas, va a clubes, deben entender cuál es esta Venezuela y el mensaje que envía Venezuela que es el de la unidad, hasta cuando estas cartas debajo de la mesa, de creer este protagonismo, que yo pertenezco al pedacito de la torta mas grande, no, el pedacito no puede hacer nada, eso quedó comprobado, Venezuela requiere de otras estrategias.

Loading...